Melisa

Cuenta la tradición que uno de los componentes imprescindibles de los famosos elixires de la juventud era la melisa. Se cree que con ella ideó Paracelso una fórmula mágica para devolver el vigor juvenil.

A principios del siglo XIV, los carmelitas obtuvieron la famosa «agua del Carmen» combinando la melisa con la raíz de angélica.